Raúl González cuenta con una vasta trayectoria iniciada en la década de los ochenta en fotografía, pintura y restauración que le ha merecido importantes reconocimientos y ha llevado a que sus obras se expongan en el país y el mundo. Egresado de la Escuela de Artes Visuales de Paraná, estudia con el artista Carlos Asiaín.
   Posteriormente, González inicia su carrera radicado en Caracas donde colabora en la Editorial Polyforum de las Américas, realizando registros fotográficos de zonas marginales de Venezuela, Colombia y Ecuador. A principios de los años noventa, obtiene la mención especial en el Premio Braque y es invitado a participar de la exposición internacional “Peinture Actuelle” en el Centre International D’Art Men Paris.

   Al mismo tiempo visita y estudia obras de restauración en la Catedral de Colonia (Alemania), Basílica de San Marcos en Venecia (Italia) y la casa de El Greco (Toledo, España).
   Entre el 2002 y el 2006 preside la Fundación Socio Ambiental “Eco Urbano” y desarrolla “Huellas” a partir de su colaboración en el proyecto con pescadores del río Paraná “Baquianos del Río”.

   Ha expuesto en importantes instituciones, entre las cuales puede mencionarse el Museo Provincial de Bellas Artes (Entre Ríos), el Museo Rosa Galisteo de Rodríguez (Santa Fe), la Galería Krass de Rosario y la Galería Ática de Buenos Aires, el Centro Cultural Recoleta y el Museo Sívori (Buenos Aires).

   Asimismo, ha exhibido sus obras en el Instituto Goethe (Santiago de Chile), en el Centre D’Art Moderne Savigny (París), en Amstel-Canal/Instalación (Ámsterdam), Alliance Gallerie (Toulouse), La Llorona Fine Art Gallery (Chicago); y ha participado en Arte BA y Expotrastiendas 2006/07/08.

   Entre las tareas de restauración de patrimonio arquitectónico realizadas por el artista puede mencionarse la restauración integral de las pinturas artísticas de la bóveda del Teatro “Tres de Febrero” y Sala Foyer de dicho coliseo, las emplazadas  en el Salón de Actos del Honorable Concejo Deliberante y  murales realizados al fresco de César Fernández Navarro, además de la gran restauración a su cargo de los frescos de Augusto Fusilier, ubicados en el interiro de la Iglesia “Nuestra Señora de Aránzazu”, en la ciudad de Victoria, Entre Ríos. 

 

Compartir