Si bien el fuego está contenido desde el jueves, arrasó con más de 40.000 hectáreas de bosques nativos y del sector productivo rural. El mayor impacto está relacionado con la pérdida de biodiversidad y la disminución de la capacidad de captación de los suelos.
Lea el artículo completo