La velada se completó con la actuación coro “Voces de las Colinas”, a cargo de Patricia Farías, y del coro de jóvenes y adultos Nogoyá. También hubo un emotivo momento con dos grandes sorpresas.

No fue una noche cultural más. El público que asistió al Cine Teatro Victoria dio cuenta de ello y vivió con intensa alegría y emoción cada una de las brillantes interpretaciones que
realizó el Ensamble de Vientos de la Municipalidad de Rosario, bajo la magistral dirección de Fernando Ciraolo.

Qué rico el Mambo

La magia de la música

En uno de los pasajes de la noche, Ciraolo tomó el micrófono y dijo: “¡Qué magia tiene la música! Que nos incita a seguir estando juntos esta noche. Para mí es una noche extraordinaria, porque es algo que se inició en un momento y no se terminó, que es el puente cultural Rosario Victoria. Y saben que un amigo de ustedes y mío, Eduardo Cabrera, años atrás me habló sobre la idea. Y le dije que me parecía fantástico, tanto es así que trajimos a un guitarrista de acá, Alejandro Sánchez”, quien para su sorpresa estaba presente entre los espectadores.

En 1997 nacía el puente cultural entre ambas orillas.

Recordó que de muy pequeño conoció Victoria y sus carnavales, cruzando en lancha lo que -en ese entonces- implicaba embarcarse en un trayecto de cinco horas.

Rapsodia Bohemia

“El viento de Rosario sopló en Victoria”

El intendente de Victoria, Domingo Maiocco, subió al escenario para agradecer la participación de Ciraolo y de todos los artistas, e hizo entrega de diplomas. Habló de la unión de los músicos de ambas orillas y dijo con ocurrencia: “el viento de Rosario sopló hacia Victoria para que se encuentre con Voces de las Colinas y el Coro de Nogoyá”.

La fantasía de la música rinde homenaje
Pero hay situaciones en que las alas de la música parecen transmutarse en arte literario. Como en la obra “La vida es sueño”, de Pedro Calderón de la Barca, subió a escena el talentoso Lorenzo Copello. Con maestría, despertó de un mágico ensueño los sonidos del acordeón de su padre. Fue un merecido homenaje al extraordinario músico Pablo Copello.

Por si fuera poco, la noche tenía preparada una sorpresa más. Dejó por unos instantes su trombón y se ubicó al frente de la orquesta Oscar García -músico que estudió y tocó en la Banda Municipal de Victoria-, quien ha sido Director de la Banda Municipal de Nogoyá y Director de Bandas Juveniles de la Provincia de Santa Fe.

Por gentileza de Ciraolo, dirigió tres bellas obras musicales con sabor entrerriano: “Canción de Cuna Costera”, “Soy Entrerriano” y “Acordeón del Litoral”, uno de los grandes éxitos del mítico Copello. Fue uno de los momentos emotivos más próximos al corazón de los victorienses.

Acordeón del Litoral

Integrantes del Ensamble de Vientos Municipal de Rosario

Flautas:
Susana Rinesi
Emiliano Zamora

Clarinetes:
Roberto Ceballos
Iván Ridzevski
Evangelina Pianosky
Daniela Berlochi

Trombones:
Adrián Bosch
Andrés Riba
Yamil Mohadile
Oscar García

Bajos:
Miguel Pereyra
Claudio Pizzicatti

Teclado:
Luis Fernández

Guitarra:
Alexis Thomson

Cornos:
Matías Crosetti
Gabriel Moroni

Trompetas:
Oscar Salemne
Germán Yacobelli
Mariano Suárez
Juan Ignacio Fermani

Percusión:
Hebry Kalbermatten
Pablo Rodríguez

Coordinador General
Abel Rocia

Utilero
Eduardo Bondino

Director
Maestro Fernando Ciraolo

Compartir