Historia

En junio de 2017, Bell Ville fue declarada por el Senado de la Nación como «capital nacional de la pelota de fútbol». Fue en la ciudad cordobesa donde el 20 de abril de 1931 Luis Polo, Antonio Tosolini y Juan Valbonesi inventaron el fútbol sin tiento, conocido como “superball”, con pico y costuras invisibles. Unos años más tarde, la pelota hecha en Córdoba fue elegida para el partido oficial de la Asociación del Fútbol Argentino e incorporada por la FIFA en el Mundial de Italia primero y en el de Francia, en 1938. Así fue como Bell Ville y sus alrededores dieron lugar al surgimiento de distintas fábricas de pelotas, y de fabricantes de insumos para las mismas.

El inicio en Victoria

Esta semana en Victoria se produjo un hecho similar, ya que Guillermo Otegui y Oscar Brassesco abrieron las puertas de su emprendimiento. El mismo surgió en una jornada laboral compartida por ambos en la planta potabilizadora de agua y que pretende, en este inicio, ocuparse de la fabricación de pelotas para fútbol a las que llamaron “Vic Ball” – haciendo una mezcla entre el nombre de nuestra ciudad y la palabra balón –.

“La idea surgió por el tiempo extra que nos sobraba después de nuestro trabajo diario y pensamos en una forma de generar un ingreso extra”, enfatizó Oscar Brassesco, para agregar que “elegimos arrancar con pelotas para fútbol porque Guillermo es árbitro y la idea es ir de a poco incorporando otras disciplinas deportivas”.

Por otra parte, ambos confesaron a semilleroeventos.com que su deseo es ver a Messi con una de sus pelotas, pero que llegar a ser considerados en los torneos de Papi Fútbol del club Deportivo 25 de Mayo o hasta el mismísimo Torneo Copa sería un gran logro.

Al finalizar la charla, nos contaron que esta semana fabricaron algunas Vic-Ball, ellas están siendo probadas por familiares y amigos, sosteniendo que pretenden brindar un producto de muy buena calidad, es por ello que irán paso a paso en la elaboración y mejorado del mismo.

Fuente: semilleroeventos.com

Compartir