Tras un arduo trabajo del artista y restaurador Raúl González y su equipo, se culminó en el día de hoy la restauración total de la primera pintura de su cronograma de trabajo, llamada: “Medallón de Santa María Goretti”, obra que fue realizada a principios de la década del ’50, en homenaje a la canonización que hiciera la Iglesia Católica de Santa María Goretti.

Galería de fotos  
{rokbox thumb=|http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/restauracion/restauracion01ch.jpg| title=|González terminó hoy 23 de abril la restauración del “Medallón de Santa María Goretti”.| album=|medallon|}http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/restauracion/restauracion01.jpg {/rokbox}

{rokbox title=|El Medallón de Santa María Goretti meses atrás, antes de ser restaurado.| album=|medallon|}http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/restauracion/restauracion02.jpg {/rokbox} 

{rokbox title=|La obra, ya restaurada, en todo su esplendor.| album=|medallon|}http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/restauracion/restauracion03.jpg {/rokbox} 

{rokbox title=|Raúl González durante la etapa de restauración de la obra de Fusilier.| album=|medallon|}http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/restauracion/restauracion04.jpg {/rokbox} 

{rokbox title=|Primer plano del “Medallón de Santa María Goretti” tras la restauración.| album=|medallon|}http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/restauracion/restauracion05.jpg {/rokbox} 

{rokbox title=|Detalles del “Medallón de Santa María Goretti” tras la restauración.| album=|medallon|}http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/restauracion/restauracion06.jpg {/rokbox} 

 

   Se infiere que, con esta pintura, Fusilier buscó incorporar una imagen por aquél entonces contemporánea (principios de la década del ’50), homenajeando a una santa canonizada en la misma época en la cual se pintó la iglesia.
   La pintura es la representación de la vida de una santa que tuvo una muerte trágica, considerándosela la mártir del amor. Se encuentra ubicada en la nave derecha del templo -medallón ubicado sobre la puerta-, que llena el espacio superior representando un ángel sosteniendo una imagen de Santa María Goretti.
   Raúl González comenta a Victoria Global detalles del trabajo: “La pintura tenía un problema de ingreso de humedad, el revoque se había soltado debido al envejecimiento y obsolescencia del material, cosas que conformaron un cuadro crítico de la imagen. No obstante, se pudo recuperar en su totalidad, ya que nos ayudó mucho las fotos y el material documental que nos mandó Ignacio Fusilier, nieto del realizador de las pinturas, que es un arquitecto de Buenos Aires y con el que estamos permanentemente en contacto para poder avanzar en la recuperación de la imagen”.
   Además de la humedad, hay un factor arquitectónico que agrede esta pintura y es que se encuentra sobre una puerta que debilita su estructura. Son edificios que, de acuerdo a González, “están vivos”, y sufren todo lo que sucede alrededor, generándose quebraduras y rajaduras: “algo que nos llevó muchísimo trabajo fue el interior de la pared, que es algo que no está a la vista pero que permite darle fuerza y generar todas las condiciones necesarias para preservar la pintura en el tiempo”.
    Pero las condiciones de extrema dificultad que atravesó el restaurador para volver la pintura a su estado original no fueron sólo debidas al paso del tiempo, sino que también intervenciones previas –bien intencionadas pero de personas neófitas en restauración- dificultaron los trabajos: “El revoque estaba separado de la pared, con el agravante de que en algún momento alguien le aplicó enduido intentando arreglar el deterioro, cosa que es muy perjudicial para la vida de la pintura. Entonces, se retiró todo ese material y se le volvió a dar una capa de polímero, recuperándose la pintura tal cual el original”.

Características de la pintura
   Con relación a las particularidades de las pinturas, el restaurador comenta: “En las pinturas hay una parte de aceite y pigmentos. Las purpurinas de los dorados, por ejemplo, se habían oxidado hasta quedar de color marrón verdoso. Eso, que en restauración se denomina verdeo, hacía que los dorados se vieran oscuros por un proceso químico”.
   Por último, González tuvo palabras de admiración para esta pintura de Fusilier: “Todo el envoltorio de la imagen hace que la misma tenga un vuelo y una poética especial. El medallón, con pocos elementos, expresa un acierto del Fusilier pintor”.