En las distinguidas instalaciones del Club Social de Victoria, se realizó en la noche del viernes 27 de marzo la Muestra Fotográfica: “El arte en nuestro Templo, momentos y encuentros con su belleza”, junto a la exposición del Proyecto de Restauración de las pinturas artísticas del Templo Parroquial “Nuestra Señora de Aránzazu”.

 

{rokbox thumb=|http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/clubsocial/fusilierch.jpg| title=|El Dr. Gabriel Bonell, Presidente del Club Social, inaugura la muestra fotográfica.| album=|clubsocial|}http://victoriaglobal.com.ar/Imagenes/clubsocial/fusilier.jpg {/rokbox}

 

     La exposición, organizada por el área de Cultura Municipal y los integrantes del proyecto de restauración, que contó con la presencia del Intendente Garcilazo, fue apreciada por gran cantidad de público, y se enmarca dentro del contexto del lanzamiento de los trabajos de restauración de las pinturas del interior de la Parroquia.

     La particularidad de las fotografías que integran la muestra reside en haber captado diversas situaciones y momentos de la vida cotidiana del Templo en el contexto de su restauración.

   Teresita Robledo, Presidenta de la Comisión Pro Restauración del Templo, informó que la exposición será itinerante, recorriendo los siguientes lugares: barrio San Roque; CIC; Cristo Obrero; capilla del Quinto Cuartel; Abadía del Niño Dios, y demás instituciones de Victoria que quieran exhibir la muestra.

    Destacó también que próximamente comenzará un “Seminario de Restauración”, en donde participarán un grupo de artistas locales para aprender todo lo concerniente al mundo de la restauración.

        

La obra de restauración y sus etapas

   Raúl González, artista restaurador del patrimonio artístico del Templo, explicó cada una de las etapas que fueron realizándose a partir de la convocatoria de la Comisión Restauradora.

   Fue entonces que se refirió a las donaciones aportadas por la gente de Victoria, hecho muy destacado por el restaurador, al punto de establecerlo como la motivación central de la muestra fotográfica: “Esta muestra quiere devolver este gesto, una devolución a la gente de Victoria, haciendo de la restauración un proyecto abierto, que va a estar produciendo encuentros a lo largo de las diferentes etapas”.

   A partir de allí, el equipo de Art Restauro -que dirige González- profundizó la parte de diagnóstico, etapa en la que fue convocado el doctor Felipe Monk, especialista en patología de materiales y creador de métodos de estudio para la UBA. Su análisis aportó datos precisos y elementos científicos de cómo debía encararse el proceso de restauración.

   En el mes de enero se colocaron los andamios y -a partir de entonces- Raúl González estuvo cara a cara con la obra de Fusilier. Él mismo lo señala así: “Hay huellas en las pinturas que son factura personal del pintor, donde vemos su temperamento; su calidad de artista; sus características técnicas; su utilización del color; sus condiciones para el dibujo; sus condiciones para proyectar una imagen y su capacidad para comunicar desde una concepción. A medida que voy caminando hacia el encuentro con el Fusilier pintor; hombre; persona, voy descubriendo su impresionante e indiscutible calidad de dibujante”.

 

Vuelta a su estado original

   Con relación al trabajo de restauración propiamente dicho, González dejó en claro que se trata de no dejar huellas en el contexto de la recomposición de la arquitectura, tratando de volver la pintura a su estado natural a la edad de hoy, sin cambiar su fisonomía y sin realizar un repinte, de acuerdo a los lineamientos de la Carta de Venecia, escrita en el año 1964, en donde los restauradores del mundo instauraron el verdadero papel de la restauración, fundado en la necesidad del respeto al patrimonio recibido.

   Como corolario, Teresita Robledo invitó a los artistas Ariel y Maurcio Otero a poner música al memorable evento. 

 

Ariel y Mauricio Otero interpretando Cerro de la Matanza