Lo que años atrás sólo se manifestaba en contados fines de semana, ha pasado a ser una constante de las noches de verano: cientos de jóvenes compartiendo prolongados encuentros con amigos sobre la Avenida Costanera Dr. Pedro Radío.  

{rokbox album=|galeria1| title=|La Costanera nocturna| thumb=|http://www.victoriaglobal.com.ar/Imagenes/costanera01/chica.jpg| text=|La Costanera nocturna|}http://www.victoriaglobal.com.ar/Imagenes/costanera01/costaneravic11.jpg{/rokbox}

{rokbox album=|galeria1| title=|La Costanera nocturna| text=|La Costanera nocturna|}http://www.victoriaglobal.com.ar/Imagenes/costanera01/costaneravic01.jpg{/rokbox} 
 

{rokbox album=|galeria1| title=|La Costanera nocturna| text=|La Costanera nocturna|}http://www.victoriaglobal.com.ar/Imagenes/costanera01/costaneravic04.jpg{/rokbox}


{rokbox album=|galeria1| title=|La Costanera nocturna| text=|La Costanera nocturna|}http://www.victoriaglobal.com.ar/Imagenes/costanera01/costaneravic06.jpg{/rokbox} 

{rokbox album=|galeria1| title=|La Costanera nocturna| text=|La Costanera nocturna|}http://www.victoriaglobal.com.ar/Imagenes/costanera01/costaneravic10.jpg{/rokbox}

     Tan sólo unos escasos metros separan a un grupo de otro; distancia necesaria para crear su “mundo” particular, del que la música forma parte: cumbia; reggaeton; rock; electrónica e inclusive clásicos de los 80 y 90 suelen entremezclarse gracias a la potencia de bafles provenientes de los autos.     

     No obstante, como manifiestan los más jóvenes: “está todo bien”. La costanera alberga todos los estilos, y se ha convertido en una opción económica, fresca y agradable para la socialización de los jóvenes, que de tanto en tanto distraen su coloquio para saludar algún conocido que transita circunstancialmente la costanera, como integrante fugaz del incesante movimiento vehicular. Otros, focalizan su mirada hacia la pantalla de Casino Victoria, siguiendo las imágenes de algún nuevo videoclip.    

     El número de amigos que se aglutinan en torno a una charla suele ser de 4 o 5 personas, aunque a veces los integrantes son mucho más numerosos. 

En otro lugares    

     En otras costaneras de la Argentina ocurre el mismo fenómeno social. Pero quizá el lugar en donde más se dé sea en la ciudad de Corrientes, en donde -al caer la noche- miles de correntinos estacionan en diagonal sus vehículos, para compartir charlas, música, mates y tragos.

   Victoria, al menos en época de verano, está haciendo suya esta particular tendencia.

Compartir