El edificio comunal está ubicado en la esquina oeste de la Plaza San Martín, sobre un terreno adquirido por el municipio en 1890. Hacia el año 1900, se coloca la piedra fundamental; y se inaugura la obra el 25 de mayo de 1902, reemplazando las oficinas municipales situadas en calle Sarmiento casi Ezpeleta (familia Olarte).

   El proyecto fue confiado por el intendente Miguel Márquez al arquitecto victoriense Rafael Casella y ejecutado por los constructores Lorenzo Botteri y Alfonso Ghiggino. La dirección de la obra fue comandada por el ingeniero Gabriel Vivanco. El techo en forma de pirámide trunca, a grandes escamas de zinc de origen europeo, es fabricado en los talleres de Pedro Cudini e Hijos y los trabajos de pintura son realizados por el artista Enrique Vittori.

El planteo tipológico está resuelto en forma de “U”, encerrando un patio en el centro y en la planta alta sufre una alteración al suprimirse una de las alas, quedando las otras paralelas a las calles colindantes. El ingreso al edificio está dado por una escalinata de mármol de Carrara, por la que se accede a una elegante galería italiana que se extiende a lo largo del frente sobre Plaza San Martín. La estructuración de dicha fachada se relaciona curiosamente con la -ya por entonces- desgastada tradición edilicia cabildense.    Sobre la esquina se sitúan los locales principales, siguiendo en jerarquía los ubicados sobre la calle lateral. Los de menor significación se sitúan sobre la medianera, privados de vinculación directa con el exterior. Con el paso del tiempo, la centenaria edificación ha sufrido la sustitución de la cubierta del techo y la desaparición de las dos figuras escultóricas que sostenían el escudo entrerriano superior.

Compartir