Martín del Pospós
    Martín Luis Spiazzi nació en 1905 en San José, Departamento Colón, provincia de Entre Ríos, pero pasó la mayor parte de su vida en la ciudad de las siete colinas. Vivió en el ambiente rural natal hasta que a los 14 años ingresó en el Monasterio del Niño Dios de Victoria. Ordenado sacerdote en 1930 con el nombre religioso de Padre Gregorio, cumplió funciones pastorales en diversas zonas de Victoria; debe destacarse especialmente la labor que realizó en las islas.
    En 1960 fue designado cura párroco, cargo que desempeñó hasta su muerte, ocurrida el 28 de diciembre de 1967.
    “El país de los chajás”, con ilustraciones del artista plástico Raúl Domínguez, fue publicado en Rosario y obtuvo el Premio de la Dirección General de Cultura de la Nación, Zona Mesopotámica, Trienio 1957-1959.
    “En el corazón de la Isla del Pillo, sobre la margen derecha del arroyo de la Camiseta”, en ese escenario y en torno a él se desarrollan las escenas que se describen en la obra, producto de una aguda observación del ámbito natural y de las personas que lo habitan, su psicología, sus costumbres. La obra está dividida en dos partes: “Bajante” y “Creciente”; cada capítulo es una estampa, en la que el autor nos va dando su visión de ese mundo agreste que sabe pintar con fuerza y colorido, mediante una lengua caudalosa y cuidada que, cuando es necesario, incluye las formas expresivas características de la región. La adjetivación es muy abundante, en esa prosa rica en imágenes sensoriales, comparaciones y metáforas, cuidadosamente elaborada por Spiazzi.
  “Desde el fondo del día viene llegándole a la isla, al soslayo
de las aguas, un pálido embrujo de luces remansadas, como
un decorado en oro amurallado el ruedo de la tarde. Y, junto
con él, llega también el mareante perfume de un embalsado
de camalotes todo en flor.
Es un aroma suave, acidulado, sutil, penetrado de frescores
acuáticos y de destiladas esencias de limos vegetales. Un olor
que parece compuesto de río, de algas, de savias, de flores, de
pájaros, de luna; de todos los limos, todas las savias y todas las
flores que pueblan las islas. Un olor alucinante, de inmensidad,
de soledad, de vientos, de cielos inabarcables, que avasalla los
sentidos y exalta la sangre en una emoción de isla, una
embriaguez de isla, un mareo de isla.”
 
    Alguna vez, en el diario “Crisol”, intentando despejar la confusión entre verso y poesía, Spiazzi escribió: “Con el término verso se designa más bien la estructura exterior de la composición, el instrumento verbal y expresivo. La palabra poesía, en cambio, hace referencia a algo mucho más hondo, mucho más entrañable”. Ambos, verso y poesía, se asocian en la siguiente composición, en la que el poeta, que parece respirar sólo para cantar la belleza del paisaje, expresa un ansia irrefrenable de identificación con la naturaleza:

Bibliografía:
– Izaguirre, Héctor César: Spiazzi, Martín Luis. En la “Enciclopedia de Entre Ríos”. Tomo VI. Arozena Editores, Paraná (Entre Ríos), 1987.
– Sforza, Carlos: “Martín del Pospós-Hombre, sacerdote, escritor-” Ediciones Victoria. Victoria, Entre Ríos, 1973.

Obras

“Un forjador de almas”, semblanza del primer abad benedictino de Victoria, impresa en los Talleres Gráficos San Benito, Victoria, 1956
“La epopeya del monte (Leyenda del monte de los ombúes)”, cuadernillo en verso, inédito.
“Tierras bravas”, obra inconclusa en la que aparece la labor de los inmigrantes y sus descendientes en el campo entrerriano
“Aguas rojas”. Pensada como una novela sobre las pesquerías y el drama de los pescadores, quedó inconclusa
Relatos: “Coraje” y “Valseando con corte” fueron publicados en revistas y periódicos; otros tres permanecen inéditos
Artículos de crítica literaria, publicados en diarios de Victoria y en la revista “Didascalia” de Rosario, Santa Fe.

Una opinión

Tiene [. . .] un intenso sentido de la poesía del
paisaje, que lo lleva a hacer pequeños poemas
descriptivos de sabor virgiliano
“.

Leonardo Castellani

 

 

Compartir