Los trabajos comenzaron con el retiro de los contrapesos que permitían la apertura y cierre de las compuertas para el ganado. Posteriormente, con la asistencia de dos máquinas pesadas, se fueron retirando diferentes partes «sin romperlas», señalaron de forma oficial, a pesar de la estrepitosa caída final de la estructura de madera.

No obstante, el municipio informó que existe «la intención de una posterior reconstrucción en condiciones de seguridad, que esas instalaciones no ofrecían en los últimos tiempos».

«En principio, buena parte de los maderos se encuentran firmes y si bien han sido afectados por el paso del tiempo el trabajo principal estará dado en la recomposición de las uniones, lo que permitirá darle estabilidad y evitar el riesgo de derrumbes», agregaron.

las mangas, que fueron movidas en conjunto, están a resguardo detrás de la Cooperativa de Pescadores.

Destino Turístico

El Concejo Deliberante estudia la creación en dicho sector de un parque destinado a la música de la región. Se trata del proyecto de la «Plazoleta del Chamamé«, que buscará contar con la habilitación de una calle interna denominada “Del Embarcadero”, para dar forma a un paseo turístico ligado a la tradición y a las actividades que caracterizaron al puerto local durante décadas.

Precaución

Luego de retiradas las instalaciones del embarcadero, el sector fue señalizado por personal de defensa civil de la municipalidad, con el objeto de evitar que los visitantes pudieran subir con sus automóviles al terraplén con que se delimitó ese sector portuario, ya que podría haber riesgo de provocar derrumbes.

Dársenas

Por otra parte, se espera que este viernes se realice un trabajo similar con los palos de lo que fueron las dársenas del puerto local, ya que la bajante permite el acceso a ese sector y el desarrollo de las tareas con mayor seguridad para los operarios.

Espectadores

Un dato curioso de la remoción del embarcadero fue que en la medida en que se conocía la noticia por radio, varios vecinos de Victoria fueron al lugar e instalaron sus reposeras, observando con atención los trabajos, como si se tratase de un espectáculo.

Un espectáculo que «movió» un pedazo de historia.